器 Cuando Duermas Conmigo 器


Una página vigente gracias a • Blogger •
& Blogger Templates
Free Counters
Contador... ¿y pa' qué? BloGalaxia
imagen

directorio de weblogs. bitadir

martes, octubre 18, 2011



(cuatro)


Era un sobre blanco cualquiera, una hoja blanca sacado de una resma común y corriente, y estaba escrito con seguridad por un lápiz bic punta gruesa.

El cartero llegó bajo una puntualidad subjetiva y entregó la misiva.

Con tan sólo cuatro palabras se podía entender todo. La intensión, el destino. Se escribió en cuatro palabras el futuro de alguien que sin expectativas abrió un sobre cualquiera. No podía soslayar al tiempo y la premura se volvió inexorable.

Tuvo que rebobinar la cinta en su cabeza y comenzar a proyectar lo que vendría. Una caja, dos ruedas a alta velocidad y otro estacionamiento. Pero no. Todo era aún más sencillo de lo que había pensado. Releyó esas cuatro palabras y comprendió lo fácil que sería.

No necesitaría hacer nada más que padecer. Deberá salir a la calle y caminar por cualquier avenida ancha para alcanzar a perderse. Conversar con alguien en una banca de un parque para niños. Con cautela se llevará un juguete, como única reserva.

Ahora, sólo requería encontrar a alguien con quien escuchar radio. Un viejo en Plaza de Armas con una a pilas, que chicharrea a un intervalo de 46 segundos. Y la paloma sobrevuela. Y el mendigo se acerca por otra moneda. Y la señora va detrás del niño que corre hacia la pileta. Y el dibujante que crea la caricatura de una mujer incógnita. Y el hombre con su alpaca de plástico y la cámara antigua para sacar fotografías. Estaba saldado.

Recordó las cuatro palabras. Nadie lo espera en ningún sitio y tampoco tiene dónde más ir. No importa. Su camino no es aquel que se traza con adoquines. Puede partir cuando él quiera y cómo él quiera. Se paraliza el tiempo y nos dimos cuenta que fue ahora.


Un sueño de ·llvr· :: 3:34:00 p. m. :: 1 Han soñado:

Desquitese acá

---------------------------------------